Más vale prevenir que curar

En nuestro día a día adoptamos posturas incorrectas. Vamos a intentar mejorarlo con una serie de consejos sobre la higiene postural.
22/03/2020
Más vale prevenir que curar's illustrative image

Seguramente alguna vez hayáis escuchado la expresión higiene postural  y sin quererlo  lo relacionamos con la idea de lavarse, sin embargo la higiene postural son todas aquellas normas cotidianas que se vinculan con un correcto hábito de la postura, de manera que realicemos movimientos y esfuerzos, minimizando la carga de  la columna, así como zonas potencialmente vulnerables a sufrir lesiones y dolor. Además os explicamos el concepto de ergonomía, que sería la aplicación directa de la higiene postural en la ejecución de un tarea a realizar, centrada en este artículo,  en las tareas del hogar.

Antes de abordar las principales tareas es importante que conozcamos que el dolor lumbar es la principal causa de incapacidad. Un 80% de la población mundial sufre al menos un suceso de molestia a lo largo de su vida y el 17%, un dolor tan fuerte que le impide llevar una vida normal. Podemos recurrir a muchas acciones para poder reducir estas molestias, pero hoy nos vamos a centrar en la ergonomía como elemento preventivo.

Vamos a comentar algunas de las acciones que más realizaremos durante estos días y cómo podemos mejorar nuestra ergonomía para poder evitar y/reducir el dolor:

  1. ¡Ojo con el sofing!, debemos respetar las curvaturas fisiológicas, manteniendo las rodillas al nivel de las caderas y asegurando que apoyamos los pies en el suelo. Levántate al menos cada 40 min con desplazamientos de 5 minutos por la casa. Deja los elementos de uso como el móvil o el mando de la tele cerca para no forzar extensiones o rotaciones de columna para alcanzarlos.
  2. ¡A limpiar! trata de tener la escoba o aspirador lo más cerca al cuerpo posible. Mueve los brazos, no fuerces las rotaciones desde la cintura y realiza los giros en bloque. Cuando tengas que acceder a limpiar debajo de un mueble, simula una sentadilla, es decir flexiona las rodillas y no fuerces una flexión de la cadera para llegar a esas zonas bajas.
  3. ¡Orden en casa! Nos dará por ordenar un montón de cosas que hace mucho que ni sabíamos que teníamos. Si tienes que levantar grandes cargas ten en cuenta que la mejor manera  de  hacerlo será flexionando las rodillas, los pies ligeramente separados, la espalda recta y la carga próxima al cuerpo. Desde esa posición, realiza la extensión de las piernas, como una sentadilla frontal.
  4. ¡No llego! Cuando queramos alcanzar esos objetos que están a gran altura si al realizar la extensión normal de los brazos por arriba del hombro no llegamos al objeto, entonces debemos recurrir a la escalera o alzador.
  5. ¡A dormir! Los expertos coinciden en que la peor postura para dormir es dormir boca abajo sobre nuestro estómago, entre otras cosas porque causa presión sobre el corazón y para poder respirar debemos girar el cuello y mantener esta posición durante muchas horas. Se recomienda dormir boca arriba y sobre el lado izquierdo, pues en esta posición apoyamos la columna vertebral y el cuello, lo que conduce a una noche de sueño más reparador y ayuda a prevenir lesiones a largo plazo.

Estas recomendaciones son tanto para personas sanas como personas enfermas ya que su fin es prevenir lesiones. En el caso de que ya exista un padecimiento o dolor el objetivo será disminuir la limitación. 

Lo importante es aprender a protegernos y adoptar posturas adecuadas para que las actividades de la vida cotidiana sean llevadas a cabo de la mejor manera posible. 

Y recuerda es mucho más fácil prevenir que curar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de negación. Si desea continuar navegando por nuestra página web en su máxima funcionalidad, usted debe aceptar expresa e inequívocamente el uso de las mismas. En caso de no hacerlo, se entenderá denegado el consentimiento.

Puede cambiar la configuración, retirar o modificar su consentimiento y/o obtener más información en relación con nuestra política de cookies y privacidad en el siguiente enlace.

OK